Xanobot informa

Actualizar a las cuatro de la madrugada un martes es el nuevo rock and roll.

Más microentradas

22/4/18

Caprichos ¿culpables?: One Piece Gold

Mira... no tengo ni puta idea de cómo funciona el cine en Japón. Solo sé una cosa: casi todas las putas pelis de One Piece apestan. Son aburridas, son ridículas, son repetitivas, o no tienen absolutamente nada que nadie vaya a recordar antes que la serie original.

Resultado de imagen de one piece film gold

No creo que los creadores de esta peli lo ignorasen


17/4/18

Xanopedia: Profesor Mzyztik


El profesor Mzyztik, también conocido como el Dr. Strange hispano, es un ser de luz maestro en las magias arcanas. Entre sus muchos talentos como vidente y semidios se encuentran el tarot, la lectura del futuro en bola de cristal, telequinesis, levitación, Piro ++ y exorcismo de nivel 30, pero lo que le diferencia de todos esos charlatanes sacacuartos que pueblan nuestro mundo es la inhóspita habilidad de leer el futuro en las arrugas del ano, creemos, recurriendo a su famoso talismán, el Ojete de Agamoto. Sólo los auténticos elegidos pueden dominar esa técnica milenaria.

Cuenta la leyenda que el Profesor Mzyztik ha descendido a nuestro plano astral para guiarnos en este destino incierto, ayudarnos a evolucionar espiritualmente, y lo más importante, derrotar a Dormammu. Poco sabemos sobre éste legendario hechicero al margen de sus imponentes habilidades, pero una cosa es segura; semejante poder no debe caer en malas manos. Quizás estemos ante el único hombre capaz de rivalizar con el todopoderoso Bruno Gröning. Tal vez seamos testigos de la batalla de mesías definitiva. No lo sabemos, pero creedme amigos míos, ninguno de nosotros quiere ver llegar el día en que dos fuerzas de la naturaleza como éstas se midan en combate, pues supondría el fin de todo y todos. No... realmente no sabemos nada. Creemos, o queremos creer, que sus intenciones son puras, que no alberga malicia en su interior y sólo trata de iluminar ese haciago y oscuro túnel que es el destino, pero si hay algo que tenemos bien claro es que el futuro no tiene secretos para el Profesor Mzyztik, como tampoco los tiene tu culo.

11/4/18

Bad Taste vs Troll 2



¿Sabéis? No creo que esta entrada vaya a ser la ostia en verso, pero vayamos por partes.Y sí, esto va a ser más una recomendación-reflexión aburrida que una reseña al uso. 

7/4/18

JUGAMOS THE EVIL WITHIN - REVIEW


Desde el primer momento que el nombre de The Evil Within fue pronunciado ya tuvo los ojos puestos en él. Bethesda y Shinji Mikami era un combo demasiado potente. Para los no enterados este hombre goza del estatus de estar fuertemente implicado en todos los grandes Resident Evil y los Dino Crisis. El apartado gráfico del juego tampoco invitaba a dejar esto pasar. A pesar de eso, soy de los que piensa que un juego no se debe a una sola persona y que la figura endiosada que muchos le otorgan es capaz de nublar el juicio de los más devotos. The Evil Within lo amas o lo odias. Y pese a que hay cosas que me han gustado y definitivamente quiero ver en futuros lanzamientos, no estoy contento con el resultado.

La trama nos pone en el papel de Sebastian Castellanos, detective de policía que entra en un manicomio donde las cosas se han ido de madre. A partir de su entrada, perderemos el control de lo que pasa realmente con la trama. ¿Estamos en una mente colectiva gobernada por Ruvik (el villano), fruto de un experimento paranormal o simplemente hemos perdido el juicio? Esa será la intriga que nos empuje a continuar. Tiene una gran presencia, referencias a obras pasadas y muy buena mano con como muestra ciertas escenas. Por lo demás es un desfile de clichés y parece beber demasiado de Resident Evil 4 sin llegar a superarlo, cuando lo prometido fue "un regreso a las raíces". Nada más lejos de la realidad.

Quien conozca Resident Evil 4 ya puede saber como es este juego. Shooter en tercera persona, rebuscamos munición por el escenario, Resolvemos algun puzzle y podemos disparar a distintas partes del cuerpo para provocar efectos (a la cabeza para matar rápido, a las piernas para que se caigan, etc.) Un detalle que me llamó la atención es que la luz de la linterna no equivale a "ver todo mejor" si no que la luz nos impide ver a lo lejos en zonas oscuras. Un detallazo. La novedad aquí es que se incorpora el sigilo y un sistema de mejoras para desarrollar al personaje, ambos de forma bastante deficiente. El sigilo no funciona todo lo bien que debería y en el árbol de mejoras hay algunas esenciales mientras que otras son un completo desperdicio de recursos. Hasta que no desarrollamos algunas como la duración de correr, Castellanos es ridículamente débil. Ni un asmático se cansaría tras correr segundo y medio y esto es literalmente lo que ocurre. También tenemos llaves ocultas dentro de estatuillas repartidas por los niveles que sirven para tener acceso a munición, vida y demás. Recomiendo buscar bien, puede hacerse el juego muy cuesta arriba con el tema de suministros.

The Evil Within cuenta con quince episodios y a medida que se avanza se puede percibir la naturaleza experimental de la obra. Los tres primeros se encuentran diseñados de forma lineal y basados en el sigilo, donde ser detectados supone morir. Es a partir del cuarto cuando la cosa empieza a moverse por espacios ligeramente abiertos y con más recursos para poder pasar a la acción. Luego por ejemplo hay un capítulo que se desarrolla en una mansión (para mi lo mejor del juego). Por esta guisa habrá partes que sean un hastío y otras muy buenas. Si llegas. Da la impresión de que tratan de tocar palos a ver por donde aciertan.


Tengo que reconocer que durante todo el tercer episodio estuve por mandar el juego al traste y por lo que he leído, no hubiese sido el primero. Es en este punto donde yo por lo menos he muerto una cantidad absurda de veces y no a causa de la dificultad, si no por un diseño deficiente que frustra de formas injustas. Aunque tras ese trasiego la cosa se calma, es un fuerte aperitivo sobre como está hecho todo y lo que nos encontraremos hasta el final.

The Evil Within reúne papeletas para ser un buen juego de terror. Basta echarle un vistazo a cualquier imagen para ver que la temática, la ambientación y la estética son excelentes pero a la hora de la verdad... no funciona. Este juego no da miedo y en escasos momentos llega a producir tensión. No solo me parecería de mal gusto llamar a esto juego de terror si no también considerarlo survival horror en muchos aspectos. Un buen survival horror mantiene tu tensión al estar entre la vida y la muerte. y aquí no es el caso.

El juego es tremendamente rastrero e injusto con el jugador. Los escenarios están repletos de enemigos que nos matarán de uno o dos golpes. La vida repleta la tendremos menos de cinco veces contadas y la munición es extremadamente escasa. Aquí no no es como en otros survival horror que puedes evadir el combate si no hay con que combatir. Aunque tenemos opción para matar sigilosamente, muchas veces no tendremos más opción que gastar la munición con los enemigos que salgan al paso y es muy molesto no tenerla en segmentos donde estamos encerrados con jefes u hordas de personas intentando matarte. Los puños no sirven para prácticamente nada. A cada sección del juego se muere de 3 a cinco veces de media. No importa si vas con cuidado o si vas a saco. El juego está hecho para que te pille todo de sorpresa ante cada eventualidad para que al repetirlo ya no caigas de nuevo. ¿De veras que hay gente que le guste este rollo?
¿Aló, polisía?

Hay una cosa bien sencilla que para mi mata este juego y son todas las trampas que hay dispersas por el mapeado. Si vamos con la vida baja (lo habitual) son instakill. Enfurece estar haciendo un segmento bien y de repente reventar en pedazos porque había un cable con explosivos en una sala oscura. Y cuando no, enemigos, trampas que te aplastan, cortan o perforan. Cansa. Para ciertos momentos bueno, vale... pero es que todo el rato así, cada tres minutos, durante las dieciséis horas de media que dura, es como para tirarlo por la ventana. El juego parece reírse en tu cara. Me está costando sobremanera no escribir blasfemias mientras redacto la entrada.

Hay momentos donde se supone que debemos sentir terror y no acercarnos a determinadas zonas. Un ejemplo es la primera interacción con Ruvik. Yo bajo las escaleras, aparece más abajo y comienza a subirlas con total parsimonia. Yo estaba quemado de las veces que había muerto, quería avanzar y este tío ni siquiera me impone. Intenté pasar de su cara y cuando me lo cruzo me mata de un golpe. ¿Es que fui demasiado ingenuo? No. Ruvik podría haber matado a Castellanos al principio del juego como a los otros tres guardias que vemos matar a través de una cámara. Si no lo hizo veo muy estúpido que lo haga en ese momento. Aquí es como que te castigan por no dar media vuelta y alejarte pese a que sabes que no hay salida por donde has venido. Hay una diferencia entre no hacer cosas porque te faltan pelotas a no hacerlas porque el juego te va a matar en represalia. Las pantallas de carga no se hacen breves y cada vez que morimos tarda lo mismo que la vez anterior. Para mi, eso es un fallo de optimización. Si me pongo a sacar punta, también hay ligero popping de texturas de vez en cuando.

El juego cuenta con parches, DLCs e instalación obligatoria. Básicamente la trinidad impía que tanto detesto y que a mi juicio hacen su formato físico desechable. Si alguien no entiende por qué en la sección de artículos hablo del tema.

¿Recomendable? Por mi parte no. Aprecio el gesto de Bethesda por traer cosas nuevas más allá de Fallout y Elder Scrolls pero necesita pulir mucho una fórmula de un género que dudo que tengan aptitudes para sanar de cara a su secuela.


4/4/18

Gisaku (pre-vídeo)

Esto de aquí es una señora falacia. No hace falta que nos remontemos a los años de maricastaña como explica el amigo Reviewer Random, estoy hablando de... *sigh* "anime" moderno hecho y producido en España. Más concretamente de un sindiós de película llamada Gisaku; un proyecto ambicioso del lejano 2005, enfocado única y exclusivamente en aprovechar el filón del anime, que estaba muy de moda, para cebarnos con publicidad turística de España como a un pato al que van a hacer paté. Tanto es así que, ¡dioses! ¡Está doblada al japonés! Lo siento, ya no hay más huevos, nos vemos en la obligación de verla doblada al idioma nipón. Era la guinda del pastel para hacer de este panfleto la weeabooada definitiva. Dad las gracias a Haru y su maldito baúl por los sucesos atroces que vivimos aquella noche.


Pero bueno, ¿de qué va Gisaku? Pueeeeeees... sinceramente, tras haberla visto, aún no lo tengo muy claro. Hay un Samurai Jack trucho que está luchando en el país del sol naciente contra AKUUUU. Entonces utilizan como un talismán para contenerlo y convertir al demonio tigre éste en ésta aberración. Sin comerlo ni beberlo, el talismán se divide en quesitos del Trivial, y de repente el samurai tiene que viajar a Espiña para encontrar los quesitos del Trivial. Pasamos al presente, concretamente a una realidad alternativa donde España es una utopía en la que no existe la crisis, la corrupción, la pobreza, las rencillas entre comunidades autónomas ni absolutamente nada malo a excepción del villano y sus bolas del dragón. De hecho probablemente es la primera potencia mundial tanto económica como tecnológicamente. Allí Nobita Bilbaíno es víctima del bullying más ruin tras colarse con sus supuestos amigos en un museo por la noche porque guión. Allí se encuentra con el samurai, que ahora está en el futuro porque guión. Conan Edogawa vasco decide ayudar a Samurai Jack, por lo que le lleva a la casa de su... ¿tío?, donde la trama de la película se convierte en una mera excusa para darnos un tour por toda España y tirarnos a la cara la cantidad de cosas chulas que tenemos. ¡Hagamos un recuento!

¡Breve resumen sobre la cultura española sacado de la nada y que no viene a cuento en ningún momento de la conversación sobre cómo detener al maloso que estaban manteniendo los protagonistas! ¡El vino español es el mejor del mundo! ¡La comparación imbécil del samurai, rematada por el tío de Nobita, entre el tempura y el pescaíto frito! ¡Tenemos satélites, gente! ¡El Quijote como detonante de una trama conspiranóica a lo El Código Da Vinci! ¡Publicidad de otras películas de Filmax! ¡Furros lince! ¡Iberia! ¡El malo siendo presentado en el Bernabéu viendo el Barsa Madrid! (Lo que lleva a mi escena favorita de toda la puñetera película)
¡Y mucho más! Como que la única comunidad autónoma que no visitan en la hora y media de metraje es las Canarias. Lo que se traduce en un baile de escenarios e hiperactividad de guión; un furioso torrente de información intragable que sólo sirve para desorientar al espectador de la maldita trama, haciendo que para el final de la misma no sepas qué cojones ha pasado, ni qué puñetas acabas de ver. Todo son datos "centefikos" o ese infame contar y no mostrar diciéndote todo el rato de qué va la película, con muchos nombres, sitios y acontecimientos que ni conoces ni empatizas porque NO LOS ESTÁS VIENDO, intercalados con publicidad de Iberia para que los guiris vengan y gasten como locos, lo que hace que llegados a cierto punto simplemente desconectes de todo lo que está pasando y te empieces a reír como bobo por las escenas, personajes y cameos innecesarios de la película como un bebé mirándote agitar las llaves del coche. Que luego, si te paras a analizarlo, la trama es bastante sencillita. Samurai buscando las piezas del talismán para devolver al malo y a este engendro al infierno, subtrama de textos cifrados en el Quijote para tener una excusa para visitar TOOOOODA España, pelea final y pa casa. Pero lo dicho, está planteado de una forma que te revienta la cabeza.
Total, que nuestro equipo de zettamonguers se enfrentan al maloso final, le devuelven al pozo de mierda tras un grosero deus ex machina, o más bien Mufasa ex machina, y todos viven felices. De hecho el samurái del siglo XIII que habla perfecto castellano por algún motivo y parece más español que los españoles de la película, como no podía ser de otra forma, abre un típico bar español llamado el Japonés... Espera, ¿qué?
¿Y qué puedo decir del apartado técnico? Bueno... la animación está en la fina línea que separa a la animación mediocre de ser Bolívar el héroe. Disimulando lo aburrido de sus escenas, monotonía en el diseño de personajes (no en vano samurai y villano son idénticos, y tsundere y pringao parecen hermanos pese a ser pareja) y fotogramas... mejorables con un hiperactivo vaivén de cámara incapaz de posarse por un maldito segundo y movimientos erráticos aunque incansables de todos los personajes en escena, lo que sumado al ritmo del guión da la impresión de que la película va puesta de coca hasta las cejas. Oh, y recurren a esos odiosos momentos try hard de fondos a rayas en momentos de tensión y personajes exaltados apareciendo en fragmentos de la pantalla que imitan al "típico anime", cosa que no se hace desde... ¿los 80s? 90s como mucho. No estás viendo una buena imitación de anime si esta mierda no aparece al menos una vez. Del doblaje no puedo decir mucho por el formato en que la vimos, aunque la versión japonesa tiene buenos seijuus, eso sí.
En definitiva, un panfleto turístico disfrazado como un intento de revivir la animación local apostando por lo que consume el público joven del momento, que te da de cabezazos mientras grita como un maldito chiflado "¡¡ESPAÑA MOLA!! ¡¡VIAJA A ESPAÑA!!".
Me gusta pensar que el guión original contaba una historia sencilla de samurais, pero llegó el editor con el patrocinio de Iberia y la Comunidad de Madrid y obligó a reescribir todo el guión para meter con calzador toda esa publicidad superliminal, arruinando así una posible experiencia interesante, o como mínimo, coherente.


Mr. Angelu

25/3/18

JUGAMOS DEMON SOULS - REVIEW


Recientemente he jugado a Demon Souls y como es habitual, me gustaría plasmar mis impresiones. Para quien no haya vivido debajo de una piedra todo este tiempo con el tema de videojuegos ya conocerá la saga Souls. Aunque bastantes piensen que todo nació con el multiplataforma y popular Dark Souls, la cosa no es así. Demon Souls fue el primer juego de la susodicha saga, como exclusivo de PS3, de la mano de From Software. Podríamos remontarnos incluso atrás con juegos mas viejunos pero no vamos a cavar tan hondo por el momento.

Desde la primera imagen que muestra es su vídeo introductorio ya despierta sensaciones. La música decadente y su fantasía medieval oscura, gris y sucia. Esto va a ser duro. Vas a morir. Mucho. Si pretendes jugar a esto es que vas en serio. Y estás en lo cierto si crees que va a ser así. 

En el Reino de Boletaria apareció una niebla que crece, engullendo todo en su interior. En ella habitan demonios y quienes se adentran jamás han regresado. Pero una cosa es segura: Hay que detener su expansión. Y ahí entramos nosotros. Un tipo más, como cualquier otro, adentrándose a la desesperada con esperanza de poner solución. Una premisa simple y efectista.

Hay tantas cosas de este juego que sientan cátedra que no sé por donde empezar. Empezaré por la magnifica introducción. Demon Souls cuenta con un magnifico tutorial. No te guía de la mano. Simplemente te lanza un mensaje y acto seguido te pone un ejemplo más adelante para ponerte a prueba. Si lo haces bien, no pierdes. Si lo haces mal, hay castigo. Es más, puedes morir antes de terminarlo. En el tutorial aprendes que es uno de esos juegos donde cubrirse es imprescindible, que van a aparecer enemigos donde no te no esperas y que tus objetos deben consumirse a cuentagotas. En definitiva, tenemos que ser observadores, precavidos y paranoicos si queremos evitar muchas de las muertes. Demon Souls no tiene muertes inmerecidas y cada una sirve como un valioso proceso de aprendizaje. Hay diversas formas de afrontar determinadas situaciones pero el juego se va a encargar de decirte cuando algo no se debe hacer. Ir despreocupadamente y a lo loco nunca va a ser la respuesta. No eres tú jugando al juego. Es el juego jugando contigo.

No es un juego que haya tenido un público religioso por nada. El juego no te lleva de la manita ni te toma por tonto. Te pone situaciones para que valores el riesgo y le des al coco. Es parte inteligencia, parte habilidad y parte preparación. Deja un gran desafío al jugador y deposita todo el resultado en él. De este modo, tener éxito hace que "se te llenen las pelotas de testosterona" y es que no encuentro mejor símil para tal sensación de euforia. Pasarse algo de este juego es todo un logro personal.

En cuanto a su estructura dispondremos de un nexo, inicialmente vacío. En él podremos viajar a diferentes fases, tendremos un tipo al que dejar nuestros bártulos, una tienda con lo básico y una dama con la que subir nuestras estadísticas. Porque sí, esto no es acción pura y dura. Hay stats en armas, armaduras, accesorios, magias y personaje. Y para absolutamente todo es de vital importancia las "almas", el dinero del juego. Se consiguen principalmente matando y morir hará que las dejemos en el suelo. Si morimos de nuevo antes de recuperarlas, se pierden. Y no penséis en apagar la consola... el juego autoguarda de forma constante. Las almas también son algo a tener en cuenta a la hora de jugarnos el pellejo. Al principio será tan sencillo como gastar todo antes de meternos en la boca del lobo pero cuando las cosas empiecen a costar más, tendremos que llevarnos "la cartera" a donde vayamos nosotros.

Pero no solo brilla en temática, diseño de escenarios y complejidad. El sistema de combate es lento y limitado pero con muy buen control. Podemos correr, rodar, saltar hacia atrás, coger el arma con una o dos manos, desequilibrar al enemigo con un bloqueo... y para todo eso hay que prestar atención a la energía. Se recupera casi tan rápido como se gasta y si se vacía por completo estamos prácticamente indefensos. La energía puede determinar el resultado de un enfrentamiento antes de siquiera empezar. Los enemigos tampoco son algo desdeñable. Gozan de tus mismas oportunidades o más. Abordar varios puede ser muerte rápida. No tienen apenas inteligencia artificial pero sí patrones que hay que saber como ponerles freno para que no nos revienten.

Demon Souls es un juego que gusta porque en el sistema de combate se tienen en cuenta gran cantidad de factores estratégicos que no deben menospreciarse. El emplazamiento o nuestra energía. Como agarrar el arma, donde cómo y cuando golpear. Como defenderse o esquivar. Que equipamiento llevar y que objetos pueden darnos una victoria fácil... dominar estas cosas recompensa y satisface al jugador. Los controles nos permiten manejar cada brazo por separado.


El título es plenamente rejugable. Diversas clases de incio que pueden orientar un estilo de juego diferente y conocer en que fases podemos encontrar ciertos tesoros hace que empezar una nueva partida partida sea una nueva aventura. Además, está el "Nuevo juego Plus" al pasarse el original, con una dificultad insana y acumulando todo lo que conseguimos anteriormente.

Ahora, tiene cosas que pueden tirar a cualquiera. Puedes cargarte una partida de cincuenta horas en un momento con cosas como subir mal los stats o atacar un NPC en el nexo. Puede volverse hostil y lo perdemos para el resto de la partida. Doy fe de que puede pasar por accidente con algo tan simple como colocar el mando en la mesa... y por lo que he leído, no he sido el único. También cuenta con los infames arboles de armas del Monster Hunter a costa de cosechar drops. No lo veo muy bien implementado, teniendo en cuenta que van a pasar muchas armas de todo tipo por nuestras manos y mejorar una puede ser un potencial desperdicio. Otro problema que veo es que se nos abren cinco rutas de golpe desde el principio y cada una debe hacerse hasta cierto punto para luego cambiar a otra. No tenemos nada que nos invite a tomar una ni otra dirección: Nv. recomendado, clase, tesoros con los que podemos hacernos... Todo es prueba y error (o intuición) hasta que conozcamos el tema de cara a una segunda partida. Por último... puede que los dos últimos tercios sean particularmente agonizantes. No os pongáis como objetivo terminarlo. Puede llegar a frustrar en exceso y requiere de una paciencia exacerbada.

Y bueno podría explayarme más en como implementó su ya difunto online o como el tema de la "Tendencia del mundo" modifica las fases pero prefiero dejar esos detalles fuera. El formato físico no cuenta con DLCs, parches ni ediciones especiales, por lo menos aquí es Europa. Si queréis algo duro, este es vuestro juego.




"Morir es solo el principio"



Por: Orgem
Related Post
Plugin for WordPress, Blogger...