Xanobot informa

Plataforma para el desarrollo de un grado superior público en sarcasmo e ironía.

Más microentradas

25/2/14

Pero qué público más tonto tengo

La vida: POR QUÉ.

¿Nunca te has mirado al espejo y has dicho: "¿por qué las Ruffles se llaman onduladas si más que ondas lo que forman son escalones?" Las Ruffles son stairways to heaven. To the Jam Heaven (NO COMPRÉIS RUFFLES)



Hay un momento en la vida de toda persona en la que tiene qué decidir si quiere Ruffles o Lays. La vanguardia o lo clásico. Capitán Pedales o Mr. Angelu. Una batidora o una buena polla. Como esas veces en las que caminas por la calle con la sensación de que nadie te sigue y, efectivamente, nadie te sigue. Claro, tú no lo sabes, porque no lo sospechas, nunca llegas a girarte para comprobarlo porque nada te hace pensar que haya alguien detrás tuya. ¿Cómo puedes estar tan seguro? No sé, yo no he tenido nunca esa sensación, no soy la Infanta Cristina. El caso es que lo tienes. Lo que coño quiera que sea, lo tienes. Puede incluso que te dejes llevar por esa sensación de andar en tu propia burbuja y te pongas a silbar despreocupadamente, gritándole al mundo con una alegre melodía: ¡NADIE ME PERSIGUE! Enhorabuena, eres un/una cazador(a). Estás preparado para comerte unas Ruffles.

No hay dos personas iguales, igual que no hay dos ondas de Ruffles que se parezcan lo más mínimo. Perdón, escalones. Pero hay algo que no debes olvidar jamás: la mantequilla NUNCA será el mejor lubricante.

¿Por qué le hacemos tantas putadas a una patata? ¿No es bastante castigo ya ser un tubérculo? Puedes ser la patata más chula y echá p'alante de toda la huerta, que vas a vivir con la cabeza escondida como una avestruz. Igual que cualquier patata que no tenga nada de especial. Igual que la más cobarde de las patatas. Ser una patata es en sí mismo la muerte, pues te iguala con todos los semejantes. ¿Encima nos ponemos a experimentar con ellas? Grasas artificiales, sabor gamba, aroma a vainilla, cobertura de chocolate... ¿Qué son, simios? La patata ya tiene bastante con que su vivir sea la misma muerte. No compréis Ruffles.

Creo que no me estoy explicando. Nos burlamos de las patatas (fritas). Les dejamos media bolsa llena de oxígeno, como vacilándolas. "RESPIRAD AHORA, HIJAS DE PUTA". Juan Pablo II no aprueba este minigolf.


Pero nos estamos desviando del tema: la vida es como una bolsa de patatas. Una constante lucha por la mejor relación calidad-precio. Darte un poco de aire cuando ya es demasiado tarde. Caer en el olvido tras el boom que fueron los tazos de Pokémon. La vida es como una caja de bombones: muy cara.

¿Cómo sabré que todo esto es cierto?, te preguntarás. Es muy fácil, solo tienes que soñar. Ojalá mis sueños se hicieran realidad, se hicieran realidad porque tengo un montón. Doraemon puede hacer que se cumplan todos con su bolsillo mágico. Que por cierto, está medio lleno de aire, como las bolsas de patatas. Si dentro guardara alguna especie de escalera, ¿no sería una abstracción de una bolsa de Ruffles? ¿Por qué Doraemon tenía que comer y cagar si era un puto robot? No sé, no entiendo.


Me parece que estoy empezando a divagar, así que lo voy a dejar aquí. No sin antes remarcaros lo importante de este mensaje: tenéis la picha muy corta. Hasta mañana.

3 sandeces:

Mr. Angelu dijo...

Sí, a veces me pasa, pero entonces recuerdo las sabias palabras de Morfeo "Algunas cosas cambian, pero otras no", y entonces todo está OK.

Arkanfunkel dijo...

Quiero Ruffles :3

King Garrac dijo...

¡Tú más!

Publicar un comentario

¿Algo que objetar?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...