Xanobot informa

Contemplad la máquina.
Apreciad la máquina.
Suplicad clemencia a la máquina.

Más microentradas

26/6/15

Warhammer End Of Times: Warhammer ha muerto, ¡Larga vida a Warhammer!

Una vez más, la semana de Garrac avanza de forma lenta, pero implacable, como cuando intentas estudiar un examen que tienes que preparar usando Internet. Sí, implacable.
Y hoy, de nuevo me hallo frente a la tesitura de mi desconocimiento hacia los conocimientos de nuestros queridos lectores, veréis ¿Sabéis que es Warhammer Fantasy?


Nuevo plan del gobierno para solucionar el problema de las mascotas abandonadas 

Veréis Warhammer Fanasy es un juego de miniaturas fantásticas, pero en realidad no es un simple juego de miniaturas fantásticas. Es EL juego de miniaturas fantásticas. Sin su existencia, el mercado de las miniaturas jamás habría abandonado el coleccionismo, para que os hagáis una idea, y no es moco de pavo, porque ya tiene unos 30 años de edad en los cuales ha aprovechado para exenderse desde su patria natal, Inglaterra, hacia todo el mundo, incluyendo nuestro propio país, claro, donde es todo un fenómeno con un fandom establecido, además de un trasfondo rico que ha servido de base para muchos juegos contemporáneos, como es el caso de, sin irnos muy lejos, el WoW (que al principio era un proyecto de juego de Warhammer que los directivos rechazaron y que tuvieron que seguir por su cuenta bajo un nuevo nombre, “Warcraft”, es una historia muy divertida). Tiene muchas razas variadas: Bretonianos (franchutes), altos elfos, elfos oscuros, elfos silvanos, hombres bestia, una facción entera de Caos que básicamente son "los malos" principales, no muertos, condes vampiro, reyes funerarios, skavens (hombres rata), hombres lagarto... Y un sistema de juego creado y madurado con el paso de los años, que ríase usted del ajedrez

Pues ha muerto.

O no

Aún no está claro

Ay ¿Que es lo que pasó? Pues, que, como todo en la vida, Warhammer fue envejeciendo. A principios de este siglo, cuando se hallaba en su plena apoteosis de ventas, hubo un evento que no sé si os sonará, “Tormenta del Caos”, en el cual uno de los malos, Archaón (visto de forma muy simple) lideraba hordas y hordas de guerrreros del caos hacia la civilización, y condujo a este evento-crossover en el que se nos prometió que el universo de Warhammer Fantasy nunca volvería a ser lo mismo... pero al final se echaron hacia atrás cual nenas lloronas, el evento no llegó a una mierda, y Warhammer Fantasy entró en una fase de decadencia de ventas que ha llegado hasta nuestros días, acompañado de la adminsitración de unos jefes inútiles (cof cof DC Comics cof cof)

Paz y amor

Tan mal estaba la cosa, que el año pasado resucitaron a uno de los Final Bosses de Warhammer, un tal Nagash, el cual, para que os hagáis una idea, era la fuente de inspiración del propio Arthas del universo del Wow. Sacaron la miniatura (que de miniatura nada que mide lo suyo la jodia) para darle a continuación un libro de unas 300 páginas, que venía con un subtítulo en el que podíamos leer “End of Times”

Sí, la situación en Fantasy parecía estar tan mal, que se decidió sacar un nuevo evento, en el cual, tal y como rezaba el título, se produciría el fin de todo, y de todos los tiempos. Pero, al contrario que “Tormenta del Caos” en su día, no había campaña en la que pudieran participar los jugadores, o eventos. Nada, solo libro, historia, y anuncio de unos 3 libros más, cada uno dedicado a uno de los jinetes del Apocalipsis.

Al principio la gente no reaccionó de forma esclarecedora. Algunos se asustaron, cierto, pero la mayoría pensó que esto sería una “Tormenta del Caos 2.0” y que al final todo el universo se volvería a resetear, o que todo sería un sueño de Resines. Que equivocados estábamos...

Porque llegaron los otros 3 libros, o 3 jinetes del apocalipsis, y la gente reaccionó muy mal. En el segundo (dedicado a unos tal Glottkin en el que no pasaba tampoco gran cosa) y luego en el tercero (en el que todos los elfos del mundo se cogían de la mano y vivían felices y comían perdices) y luego el cuarto (en el que todo se iba a la mierda), la gente protestó porque muchos personajes ya no parecían actuar como siempre lo habían hecho, o porque se estaba produciendo una masacre de personajes que muchos aludían a Juego de Tronos. Pero aún se pensaba que acabaría pasando algo al final, o que habría sido todo un sueño de Resines.

El que lo empezó todo. Que por cierto, la miniatura de Nagash, valía 85 euros y medía más que un perro pequeño

Las personalidades de los personajes ya no eran las mismas a las que nos tenían acostumbrados, muchas resoluciones parecían hechas a golpe de guión para llegar a X punto, muchos elementos importantes morían sin apenas descripción... Y todo desembocó en el último libro, titulado, como no, Archaón, en el cual todo el mundo de Warhammer era destruido por completo, con cliffhanger incluido. Y las protestas de los que aún seguían el asunto alcanzaron una apoteosis épica.
Yo creo que con esto podemos ver algo que ha pasado con muchas cosas en la ciencia ficción: las precuelas de Star Wars tuvieron un problema parecido, cada reboot de DC llama a los nostálgicos a añorar los años 80, y mucha gente llora cuando Michael Bay va a sacar su nueva película de Transformers, así que aquí con Warhammer nos encontramos con un fenómeno que ya se ha repetido varias veces en la historia

Yo achaco primeramente el problema a la nostalgia, claro. Suele suceder que, cuando te emocionas viendo una saga de pequeño, cuando ves sus secuelas una vez eres un adulto se desprecia el producto y mandas a la mierda a los productores y la madre que los parió. Pero, una vez más, hay que tener cuidado con la nostalgia, porque produce varios efectos distorsionadores de la razón: no nos deja pensar con objetividad sobre algunas cosas, y muchas veces nuestra propia nostalgia hace que ya nunca podamos aceptar que el producto siga o que se produce cualquier cambio, pero en el fondo, sabes que ya ninguna historia que te cuenten sobre lo que tanto te gustó logrará jamás producirte la misma sensación a no ser que veas Pacific Rim

En Warhammer el problema en concreto vino por una empresa que, sí, solo quiere gana dinero. Pero apartó a los fans en todo momento de cualquier cosa que hicieran.  Como ya he mencionado, no les dejaron participar en algún tipo de campaña guionizada, con cambios de facción decididos por resultados globales, o algo así. No, no se produjo nada de esto porque, como parece que pasa con muchas empresas hoy en día, Warhammer ha pasado de ser una empresa que vende minaituras, a vender juguetes, que no es lo mismo, ojo.
Nah, no pasará nah...

¿Significa eso que el guión del End of Times sea malo? No... necesariamente. Si obviamos detalles de continuidad, se crearon algunos que otros buenos momentos, con un poco de nsotalgia de por medio, algunos relatos estaban bien escritos, la historia al menos avanzaba, y el arte era una pasada. El problema es, otra vez, como se ha actuado con semejante frialdad con respecto a los propios compradores, a los que trata como verdaderos clientes rehenes, ¡Ríase de Toei, pero a vosotros no os venden cajas de 5 miniaturas de plástico de 30 mm por más de 30 euros!

Y ahora, al parecer han producido una especie de reboot para renovar Warhammer Fantasy, y atraer nuevos clientes. A mí siempre me ha parecido esto muy tramposa, porque, bueno, si quieres conseguir clientes, antes de cargarte 20 años de historia, ¿No irías más rápido sacando anuncios en la tele? Sin duda todos tendréis el típico colega que se enganchó a Warhammer Fantasy a través de entregas de kiosko, ¿Por qué no se vuelve a hacer lo mism...? Cierto,  los kioskos empiezan a estar en peligro de extinción (este tema da para toda una serie de artículos)
Al menos este juego tiene buena pinta

En fin, que esto se me está alargando un poco, y solo quería comentar mis opiniones y daros a conocer un poco el mercado miniaturil, que es todo un mundillo. End Of Times no es la más nefasta estrategia comercial que nunca se haya visto, pero sin duda tiene muchos errores (trágicos) de fondo, y da un poco de rabia porque podría haber aspirado a más, y las posibilidades para crear historias sublimes estaban allí, pero ni guionistas ni editores han querido aprovecharlas. Ahora habrá que esperar a ver que pasa con el reboot, si a mi me apetecerá escribir sobre el tema, o si definitivamente Warhammer se va a la mierda o no.


O a lo mejor este artículo es un sueño de Resines. Quien sabe.

4 sandeces:

Orgem dijo...

Yo siempre quise tener Warhammer pero nunca pude. Mis padres afortunadamente tenían cabeza y me pagaron muchas cosas pero nunca una caja hueca de treinta euros con cinco figuras SIN PINTAR que pesaba menos que una magdalena.

El problema que le veo a esta empresa es que siempre han estado subidos a la parra con los precios. Cuando la economía era buena y las consolas predilectas Game Boy y PS2 vale... pero ya llovió mucho de eso y los videojuegos (ahora con online y mucho mejores que antes) se follan el 90% de los juegos de mesa y cartas. Games Workshop se ha cruzado de brazos todo este tiempo, sin abaratar su producto ni hacerlo accesible a cualquiera.

Ahora que han visto que diseñar un videojuego y subirlo a Steam les representa un coste de producción y distribución ínfimo, en el que apenas hay intermediarios, se han subido al carro. Con la crisis económica poca gente compra eso... y el que compra, lo hace en X-Wing, que seguramente Warhammer para jugar ya tiene y al menosl X-Wing se juega distinto.

Capitán Pedales dijo...

Mi padre y yo estuvimos viciadísimos a los Warhammer (mi padre a Fantasy, yo a Warhammer 40.000), pero sólo llegamos a tener unas cuantas figuritas y ni siquiera llegamos a jugar con ellas, porque todo, absoulamente TODO, hasta las pinturas, costaban un ojo de la cara. Como dice Orgem, más que la imposibilidad de nuevas historias o fallos de márketing, creo que ese ha sido el principal error de Warhammer para no traer nuevos clientes; es un hobby muy caro para lo que ofrece.

King Garrac dijo...

Bufff... yo empezé con Fantasy principalmente, libros por todas partes incluidos. El problema... no son solo los precios más caros que su puta madre, sino también porque la política de GW es una política de meirda: mantener clientes rehén en el mercado, y darles a cada año menos y menos atención (ay cuando la web tenía pdfs de cualquier cosa y la White Dwarf no era una guía comercial) Todo ello aún se podría aguantar si no fuera porque NUNCA han hecho descuentos. En nada.

Lo bueno es que ahora han salido las fotos de Age of Sigmar y le Internet está que trina.

Vorlg dijo...

Buenas.
Me ha gustado mucho tu post, es la visión de un veterano.
Sólo quería corregir una cosa : No se han cargado 20 años de trasfondo. Se han cargado 30 XD....

Publicar un comentario

¿Algo que objetar?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...