Xanobot informa

Plataforma para el desarrollo de un grado superior público en sarcasmo e ironía.

Más microentradas

10/2/16

Mae mía lo del Rublos

Han vuelto a entrevistar al Rubius y, sorpresa, se ha vuelto a liar. Cada vez que ha hecho una de sus doscientas mil entrevistas, el tipo ha dejado claro que no le gusta, no se siente cómodo. No es su medio natural. Aunque esta vez ha sido otra cosa, porque sin que sirva de precedente, la gente no se ha quedado con que si dice gilipolleces o si se cree Madonna, si no que se han dado cuenta de que igual el tratamiento mediático que se está dando a los youtubers hoy día no es el más correcto, empezando por las formas, por la ausencia el 99'8% de las veces de un entrevistador que entienda de lo que está hablando y terminando por el propósito que tienen todos los medios convencionales (tele, radio, prensa escrita) a la hora de dar una visión de lo que es un youtuber: mantener la idea que tiene cualquiera de sus potenciales espectadores/oyentes/lectores, que probablemente sea gente que, por una mera cuestión de edad, no esté familiarizado con La Internet, al menos con su vertiente más social. Ésto es en lo que ha reparado todo el mundo y de lo que se ha venido a quejar el propio Rubius en el vídeo que ha desatado todo, pero en éste también hace una reflexión, no sé si a vuelapluma mientras grababa o no, que me parece interesante porque demuestra que ni la mayoría de los propios youtubers ni quienes los consumimos tenemos del todo asumido las posibilidades que abre La Fama en Internet: ElRubius no es que no quiera, ni le guste, dar entrevistas, es que no lo necesita. Menos aún en medios convencionales.

 

La Revolución Youtuber, si se lleva bien, puede suponer el primer paso a toda una nueva forma de creación, difusión y mantenimiento de obras culturales y creadores. Si se reivindica que los videojuegos deben ser considerados un arte, cultura, ¿por qué no un vídeo de YouTube con un creador que tiene unas intenciones determinadas con ese vídeo puede serlo? Con el tiempo y algo de con(s)ciencia, Internet puede suponer para la cultura su propia Revolución Industrial, casi como si se tratara de la imprenta en su momento. Si ésta dio la posibilidad de que el pueblo llano pudiera acceder a las creaciones de los grandes artistas, Internet ahora ofrece un paso más, que el pueblo puedan ser esos mismos creadores, y a la vez consumir las obras de sus semejantes de una forma aún más accesible.

“Semejantes” es la palabra adecuada, porque refleja también la gran diferencia entre los artistas “de toda la vida” y los youtubers: la igualdad respecto al espectador, al fan. David Bowie era Bowie por ir de Ziggy Stardust por la vida, un alienígena caído de las estrellas al encuentro de los simples mortales terrícolas, y eso es lo que buscamos en una estrella de rock; la gracia, el meollo de la cuestión, de elRubius & Co está en que dé la sensación de que lo que hacen lo puede hacer también quién le está viendo. Aunque no sea verdad, porque incluso para cuándo meter un meme, cómo hacer el anormal poniendo caretos, cómo enfocar un gameplay, cómo contar tus cosas o cómo editar un vídeo para que sea apetecible en Internet hay que valer, como nos demuestra AuronPlay. De hecho, lo que más se valora en un YouTuber es que dé la sensación de que está siendo totalmente honesto con lo que está haciendo, que se vea que lo que hace y dice va totalmente acorde con las personalidad que refleja. Por eso arqueamos la ceja cuando los 'troles' se marcan una gira por teatros a lo Faemino y Cansado o directamente odiamos a otros youtubers -aunque paradójicamente ésto último también les encumbre, pero bueno, eso ya son las cosas de Internet, el haterismo y el hatewatching-.

En los albores de La Nueva Sinceridad, los youtubers son el inicio de su sublimación. Esta forma de concebir el crear contenido y buscar tu público es lo que hace que elRubius o cualquier otro youtuber no necesite dar más entrevistas; como él mismo dice en el vídeo sobre la entrevista, simplemente tiene que hacer un vídeo si quiere contar algo o poner un twit si quiere hacer un anuncio. No necesitamos que alguien le entreviste sobre su vida antes de YouTube porque ya nos la ha contado él, ni como vive ahora porque ya nos lo dice en su canal o en sus redes sociales. No son actores que necesitan promoción de su última película, ni pintores huraños de los que su público exige conocer su vida.

Sin embargo, resulta llamativo que elRubius haya llegado a esa conclusión a estas alturas de la película. Al final, estos primeros exploradores de toda una nueva forma de entretenimiento siguen teniendo vicios, costumbres y manías de quienes están totalmente fuera de este mundillo. Por ello, el miembro de un equipo de e-sports vende como éxito que un diario deportivo moribundo les dedique una sección fija.. Así, el éxito es tener una entrevista en El País o hacer algo en la tele aunque sea en un programa con menos audiencia (y libertad) que cualquiera de tus últimos veinte vídeos del canal, y gustar a medios y adultos en lugar de a la chavalada. O al menos así parece hasta ahora.


Incluso los propios consumidores de YouTube tenemos ciertos reparos con sus creadores. Aunque el fenómeno también sólo puede entenderse desde una perspectiva de la edad, los más "mayores" dentro de la audiencia troncal de Internet (que en cualquier caso no superamos en edad a Rubius o a Jägger en muchas ocasiones) seguimos teniendo cierto recelo de su fama, como se ha hecho toda la vida con futbolistas, los de Gran Hermano VIP o artistas. La principal razón de ello no es otra que la envidia; en vez de interpretar de manera positiva el hecho de que cualquiera pueda triunfar en YouTube, nos parece poco meritorio porque "lo que hace éste lo puedo hacer yo", y encima se lleva una pasta por ello. Pero como ya hemos dicho y comprobado miles de veces, para hacer gameplays también hay que valer, y en cuanto a la pasta, el argumento es fácilmente desmontable. Tanto para vender tu vida en un 'Sálvame' como subir un vlog lo primero de todo hay que tener valor, algo que ya descarta a una parte importante de la población. Y además, detrás hay una cuestión de justicia salarial; pongámonos en el caso del Real Madrid, que sólo por fichar a Cristiano Ronaldo gana millones de euros en publicidad, venta de entradas y merchandising, independientemente de que éste luego juegue mucho o poco, bien o mal (lo cuál, en caso de éxito, también le va a reportar dinero a su equipo en forma de premios). Y sin embargo, de esos millones, a Ronaldo le dicen que sólo le van a pagar 1.000 € al mes, porque "al fútbol puede jugar cualquiera". Bueno, "cualquiera" no genera esos millones sólo con cambiarse de equipo. Se puede (y debe) discutir si es saludable o no que el deporte mueva billones de euros o no, pero el caso es que ocurre, y que los salarios de cada uno deben ir acorde a su participación en que se generen esas cifras. Lo mismo ocurre con Belén Esteban y los ingresos en publicidad que recibe una televisión en la que aparezca, y por supuesto, con elRubius o Willyrex y los anuncios de sus vídeos. Pero claro, es más ÉTICO Y JUSTO cagarse en Dios porque no pican piedras como nosotros.

En definitiva, este pollo de elRubius no debería quedar sólo como una rabieta de niño-rata famoso u otro ejemplo más de medios de comunicación viéndose superados por el devenir de los tiempos, si no como un ejemplo práctico de que Internet y Lo Youtuber han llegado para quedarse, y lejos de negarle la entrada, hay que asimilarlo, entenderlo, encauzarlo y potenciarlo. Y la responsabilidad de ello es tanto de quiénes suben vídeos a YouTube como de quiénes nos los tragamos y de quiénes quieren contárnoslo.

1 sandeces:

Fénix A. j. dijo...

La verdad es que ya leyendo las primeras líneas del entrevistador, antes de que comience la entrevista en sí, ya va poniendo en situación de por dónde va a dirigir los tiros. Es un asco que en vez de intentar hacer las cosas bien, los periodistas se dediquen a tergiversar el asunto a ver si pueden generar más polémica y así arrapiñar más visitas. Ya se sabe: a río revuelto, ganancia de pescadores.

Por otra parte, como bien dices: para hacer vídeos de calidad o que realmente entretengan, como todo lo demás, primero hay que valer. Que sí, que luego se puede tener suerte o no, pero eso raramente es un factor principal.

Muy buena entrada.

Publicar un comentario

¿Algo que objetar?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...