Xanobot informa

Plataforma para el desarrollo de un grado superior público en sarcasmo e ironía.

Más microentradas

7/4/16

La taberna de Ruida: Darkest Dungeon


Tío, lo del Darkest Dungeon es una movida muy chunga, tú.

Para empezar nos estamos volviendo todos muy locos con esto de mezclar géneros así como quien no quiere la cosa. Que está guay cuando eres un estudiante de primer o segundo año (porque con lo tonto que eres probablemente no llegues a más) y dices, ‘Hostia, tengo que comprar comida para cuatro días y solo me quedan cinco euros porque me lo he gastado todo en coca’. Y te lamentas. De no haber comprado más coca. Pero como eres alguien de recursos, alguien apañado, pues vas y te compras dos kilos de espaguetis, que total, eso siempre entra bien, cual Pedro por su casa. Que esa es otra, quién cojones es Pedro y por qué no va a poder entrar en su casa. Pero divago. Pues compras los dos kilos de espaguetis para ti y para tu polla (o vagina, ¡cuidado!) y dices, ‘Menuda movida’ porque es que por tener no tienes ni salsa. ¿Qué haces? Pues le empiezas a echar especias porque da igual lo pobre que seas y lo al sur que vivas, siempre va a haber diez tarros de especias y mierdas en tu casa.

Pues empiezas a echarle especias, ¿no? Y dices, ‘Pues cuantas más le eche, más bueno estará, ¿no?’, ¿no? Pues sí. O no. O yo que sé. Total, que Darkest Dungeon es una movida tal que así, como quien no quiere la cosa. Le echamos el RPG, le echamos el Rogue-Like, le echamos el Dungeon crawler, le echamos a Lovecraft porque si hay algo que he aprendido en la vida; aparte de muchos sitios donde poder meter el pene y que la mitocondria es la central energética de la célula; es que Lovecraft nunca está de más. Porque sí. Y si conocéis a alguien al que no le guste Lovecraft, preguntadle por qué. No para crear así un sentimiento elitista de mierda (que por cierto, era lo que Lovecraft hacía consigo mismo porque era más chulo que un ocho acostado montado en monopatín con la gorra al revés) sino ya por curiosidad y porque todas las opiniones son válidas. ¿Qué te pensabas? ¿Qué eras el más guay por LEER?

La cosa es la siguiente, todo en Darkest Dungeon da asco. Pero asco del bueno. Asco nivel Lovecraft. Lovecraft daba asquete, la verdad, era un señor muy feo. Es como si le faltase medio labio de abajo, pobrecillo. Además era muy racista. Como Tolkien. Tolkien también daba asquete, aunque era lingüista y por ello mejor que tú. Pues el juego da asquito pero porque lo han hecho así. Quiero decir, la gente es fea, el pueblo es feo, los monstruos son feos, pero dentro del hecho de que son feos pues lo llevan bien. Sabes, ¿no? En plan, feo pero no. ¿Me explico? No. Bien.

Total, que tú llegas ahí en un carro así todo antiguo muy viejo como si eso fuera el primer puto capítulo de Jojo. Y como en el primer puto capítulo de Jojo el carro se va a la mierda y todos se mueren, ¿no? ¡No! Dos valientes héroes sobreviven y se van al pueblo a patita, porque antes la gente en lugar de quejarse por Facebook y jugar al Kingdom Hearts le echaba HUEVOS a la vida. Total, total, que los dos pavos estos van y se cruzan con un grupete de bandidos. Y dices, ‘Hostia’. Y te das cuenta de que esto es bronca por turnos, y dices, ‘Hostia’. Pues ahí va la hostia. Que está bien, porque seremos feos, seremos analfabetos, nos moriremos por el escorbuto o por follarnos cosas que no nos tenemos que follar, pero al menos somos unos respetables caballeros y nos inflamos la cara POR TURNOS, EDUCADAMENTE. Claro que sí, campeón. Y si estos aguerridos señores bandidos; que esa es otra, esta gente qué, de dónde viene, a dónde va, por qué son bandidos, dónde se duchan, esta gente qué, en resumen; son capaces de decir ‘Buenas tardes, caballero. Disculpe. Cuando pueda, deme usted sus oros y su vida’ pues tú mismo, tú, sí, tú, podrías tomar ejemplo y llamar a tu madre, por ejemplo, que no la llamas, cojones. Diez años esperando a que pudieras hablar con soltura sin que dieran ganas de enterrarte el pie en la nariz para que luego pases de ella. Muy mal.

Pero la cuestión es que la gracia del juego es la siguiente: todo es muy difícil. Difícil en plan, madre mía, para esto me voy a jugar al Dark Souls como el puto casual que soy, cagonlavida y en el Señor. Pero divago. Otra vez.

Pues eso, que los malos te petan el cacas así muy fuerte y muy rápido. Que menuda movida, esa es otra. Que tus personajes se estresan. Madre mía, se estresa el señor, pues ahora te vas a la iglesia A FUSTIGARTE. Está bien porque es INNOVADOR o alguna mierda así que leí el otro día, yo que sé. Porque a ver, aparte de la vida, tienes una barrita de estrés que sustituye a la barrita de magia. Porque aquí no hay magia, pero sí que está Cthulhu por ahí ungiéndose el nabo en aceites de coco y piña porque sabe muy bien que odias la piña, ojo.

La bromita está en que según lo que hagas el estrés sube y baja, aunque no te engañes, esto solo va a ir p’arriba. Pues si llegas a 100 puntos de estrés se lía parda muy parda y pasan COSAS. A veces buenas, a veces malas, sobre todo malas, muy malas. Yo que sé, que se te vuelva el personaje sadomasoquista y en lugar de clavarle la espada al bicho en cuestión se la clave a él mismo entre la segunda y la tercera costilla, por ponerte un ejemplo. O que diga, ‘Pues ahora te va a curar tu Santa Madre’ (porque todas las madres son santas), y que a mí eso me la suda tres pueblos y Almería enteros si me lo dice el guerrero, pero si se pone la monja en ese plan pues no mola. Porque en fin, tampoco sirve la mujer para mucho más. Ojo ahora, que si el estrés llega a 200 puntos le da un chungo al personaje y se te queda ahí en el sitio. Poca hostia, antes la gente se moría del estrés porque tampoco había mucho que los estresara, salvo el hecho de que la gente que tenía treinta tacos era ya anciana. Pero qué se yo, ¿no?

Que a todo esto, ¿sabes que hay unas naranjas que te cuestan el kilo medio euro más que otras? Pero qué me estás contando. Y con las peras igual, menuda movida, ¿no? Luego metes las caras y le pones la pegatina con el precio de las baratas porque a ti a punki no te gana nadie, pero que ya ves tú, me parece un rollo así muy tocho y deplorable.

Total, el juego se desarrolla en un pueblo en el que puedes mejorar los edificios para que luego te curen más o te den mejores armas. Pero que vamos, te va a servir de una mierda porque es como si tú te cortas el puto dedo así por gilipollas y vas al médico, el médico te pone un termómetro y te VENDE una tirita. Tontos no son. Cuando le hayas bajado el estrés a los personajes y equipado así más o menos bien, puedes irte por ahí a hacer misiones a mazmorras. Que por eso se llama así el juego, que por no tener no tienes ni idea de inglés, todos los putos meses lo mismo.

En las mazmorras es donde te petan el cacas.

Está bien porque sabes a lo que vas, no es que te vendan el juego diciendo ‘No, esto está bien, es entretenido, es como el Final Fantasy’. Eh, eh, eh, eh. ¿Cómo cuál? Cojones, que hay muchos; infórmame más, cojones. Cojones ya, imagínate que te quieres comprar un RPG y te dan el Final Fantasy XIII. O te quieres comprar un videojuego y te dan el Final Fantasy XIII. Ojo, ojo, ojo, te DAN

Pues Darkest Dungeon; aquí se viene a sufrir, te vamos a curtir y te hacemos hombre. Mujer no, porque ya es mucha movida y ¿has visto lo que cuesta ponerse tetas? La puta hostia, tete. De todas formas está chulo y tal porque hay muchas cosas de Lovecraft y tal. Lo recomiendo si te gustan Lovecraft, que te peten el cacas o que Lovecraft te pete el cacas. Citando a Arthur Machen: “Da para paja”. Y no busques quien es Machen QUE ME ENFADO. 
    
En general casi muero pero he pasado una tarde de ocio y cultura muy amena.

PUNTUACIÓN: 7.8 sobre 10, demasiados tentáculos, Lovecraft murió por tus pecados.


Extra, porque hoy estamos que lo tiramos, COSAS QUE ME HAN PASADO DE VERDAD MUY EN SERIO DE VERDAD JUGANDO AL DARKEST DUNGEON.

–Acampar en una sala de tortura para fumar opio.
–Pillar la peste por el vómito de un hombre cerdo mutante.
–Invocar por error a Cthulhu e huir de él en una rutina clásica de Tom & Jerry.
–Llevar al mago a un prostíbulo para reducir su estrés y que se le tuerza un tobillo.
–Hacer que la monja se flagele y que le guste tanto que se quede otra semana entera haciéndolo.
–Perder a un señor y a su perro por un ataque al corazón al llevarlo a unas ruinas submarinas.
–Saquear los restos de un cadáver y pillar el tétanos.
–Que un leproso sexista insulte a una monja y que le haga poner en duda su fe.
–El paladín se suicida en un arrebato de sadomasoquismo.
–Leer un libro y pillar el escorbuto (esta es mi favorita).
–Vomitar mi bilis a los enemigos.
–Tirarle un cuchillo a un caldero gigante para rescatar a un aliado que claramente prefería cocinarse a fuego lento antes que intentar salir del puto caldero.

Extra dos, porque vamos a tope con la cope, COSAS QUE LOVECRAFT HIZO DE PEQUEÑO (sacadas de la biografía escrita por S.T. Joshi llamada “A Dreamer and a Visionary: H.P. Lovecraft in his time”, si os gusta el señor y vais bien de inglés es una lectura así muy tocha y muy chachi)

–Ponerle Nigger-Man a su gato. Probablemente ni siquiera era negro.
–Prenderle fuego al suelo e intentar que no le castigaran porque “el fuego tampoco era para tanto”.
–Ir a buscar trabajo con el siguiente currículo: “No sé hacer nada pero necesito dinero. Contrátame”.
–Al preguntarle su madre si quería ir a clases de baile, responderle EN LATÍN que solo los hombres mentalmente enfermos bailan.
–Intentar aprender a cantar en plan profesional y tener que dejarlo porque su canto se parecía, cito, “al lamento de un foxterrier muriéndose”.
–Al presentar una redacción en clase, la profesora le acusó de haberla plagiado de un artículo que había salido el día anterior en el periódico; a lo cual Lovecraft se sacó una hoja de periódico del bolsillo y respondió “Sí, es que lo he escrito yo”.

#lovecraft2cool4life #getrektm8 #YOLOswag  #putocríorepelente #cthulhufhtagn #bocinas

1 sandeces:

Skullvic dijo...

Pasarlo más putas que las vírgenes, eso me ha pasado a mi cada vez que he jugado a este título. Cuando lo conocí a su salida tenía muchísimas carencias, ahora al parecer ha mejorado bastante la cosa... para perturbar todavía más tu sueño.

Un juego largo y machacante, que te hace maldecir todo su código fuente. Puedes estar la vida creandote un buen equipo y en una mala racha en la mazmorra de turno perderlo ABSOLUTAMENTE TODO. Pero no lloramos nadie porque somos más duros que las piedras del riñón de un golem (snif). En definitiva ¿cansados de vivir en el mundo del arcoiris y los helados? Jugad un día al DD, Lovecraft estará encantado de jugar con tus putos sentimientos.

Publicar un comentario

¿Algo que objetar?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...