Xanobot informa

Contemplad la máquina.
Apreciad la máquina.
Suplicad clemencia a la máquina.

Más microentradas

30/8/16

Divina Xanada: Canto IX

 --LUJURIA--

Cruzamos unos gigantescos pórticos,
accediendo al círculo de los lujuriosos
y los pajeros; el puticlub más grande

que nuestros ojos hubieran vislumbrado nunca.
Aquí, entre súcubos e íncubos de manos
muy largas, y entre sobeteos y toqueteos,

y algún que otro acoso sexual, Angelu
recordó el local abandonado que dejó
al finalizar la guerra contra su hermano.

"Estaba pensando... ¿Quizás debería
venderle la Chanocueva a aquél tipo
que quería convertirla en un cabaret

y museo del porno extraño y enfermizo?
Aunque quizás con  semejante transacción,
mi queridísimo público me perdería el respeto.

Tengo una imagen que mantener".
A lo que Arkanfunkel respondió al acto
con un rotundo "¡Sí, por Dios! ¡Hazlo!"

El señor de lo absurdo, quien estaba
disfrutanto de una apasionada sesión
de sadomaso muy hardcore, nos dió

entonces un largo y emotivo discurso
sobre por qué la perversión está infravalorada,
y por qué debía mostrarle la verdad al mundo

mediante la venta del garito a aquél
sujeto de cuestionable renombre
que la convertiría en un clon de

Habló sobre hitos y leyendas del porno
y de fetiches muy chungos como mujeres

en comprometidas situaciones
que injustamente caerían en el olvido

de no ser por ese empujón necesario
que debíamos otorgarle a la industria.
Se le fue de las manos entonces la sesión,

y perdimos al crítico allí,
entre gritos de dolor y placer,
mientras los más puritanos ascendíamos.


 
 --LIMBO--

Llegamos los tres restantes al primer círculo.
El lugar en el que yacían los no bautizados,
cuyo único pecado era tener padres agnósticos.

Aquí nos asaltó una vez más Kuzu,
quien salió del suelo de un cabezazo,
y exclamó muy irritada las siguientes palabras:

"¡Me cago en tus muertos!
¡Todo el puto infierno que me he pateado
para poder alcanzaros, pedazo de cabrones!

¡Y sin merendar, encima! ¡Estoy tan 
cabreada y hambrienta que no voy
a dejar de vosotros... ¿tres? 

Juraría que erais unos 10 cuando
le di a este por el culo... En fin,
¡Ni un hueso sin moler os voy a dejar!"

Dicho esto, devoró a uno de los inbautos
bebés y decidió arremeter una vez más
contra nosotros, de forma irracional.

"¡Espera!" Gritó Mr. Angelu.
"¡Maldita sea, el último círculo y no me
ha dado tiempo a divagar filosóficamente

antes de la batalla final! ¡Rápido, Méndez!
 ¿Por qué crees que todo el mundo lo está
petando menos nosotros, a pesar de tener

la misma calidad, o superior, que la de ellos?"
"Pueeees..." Contiuó Méndez. Mas fue interrumpido
por Angelu "¿Puede ser por la longevidad?

¿Crees que el éxito, la fama y las pilinguis
 les llegan por echarle paciencia y perseverancia?"
"Esto..." Trató de intervenir, interrumpido de nuevo.

"Aunque nosotros somos de lo más viejo
que hay ahora mismo en Blogger".
"Sep" - "Y tratamos de mantener siempre

un ritmo constante de publicación"
"Ajá" - "Tal vez ese no sea el secreto".
"Mhmm" - "Creo que la cosa está en

hacer esto por y para uno mismo.
En escribir por vocación y disfrutar haciéndolo,
en lugar de perseguir únicamente el éxito,

de forma que siempre triunfarás, pase lo que pase
pues estarás disfrutando de lo que haces
sin necesidad de presiones ni estrés"

"Pues sí". Concluyó entonces Angelu con
"Gracias por estas sabias palabras, Méndez.
Eres un amigo de verdad", a lo que

el sabio respondió "Para eso estamos".
Se dirigió entonces Angelu a una impacientada
Kuzu, "Cuando quieras", a lo que

la diablo no pudo evitar soltar un "¡Por fin!"
Y le arrancó la cabeza al pobre Méndez 
de un mazazo, ante lo que el señor sólo

pudo exclamar un "Ay". Continuó asestando
mazazos a diestro y siniestro intentando 
acertar al caballero, quien lo esquivaba como

buenamente podía. Finalmente, éste intentó
contraatacar, y con su siempre fiable
pala comenzó un duelo de esgrima

muy bruto y colosal. Choques, fintas,
fetos volando y, en una de estas, el caballero
consiguió acertar a su jefa, descolocándole

levemente las gafas. "¡¡GUSANO!!" Gritó
"¡¡DESOBEDECES MI SATÁNICA VOLUNTAD,
ME MANDAS HASTA EL CULO DEL INFIERNO,

ME SUELTAS UNA CHAPA INSUFRIBLE SOBRE TUS INSEGURIDADES,
TIENES LA OSADÍA DE ENFRENTARTE A MÍ...!!
¡¡Y AHORA ESTO!!

¡¡VAS A LAMENTAR EL PUTO DÍA EN EL QUE TE HAS ATREVIDO A VOLVER!!
¡¡TE VOY A ARRANCAR LA PUTA CABEZA Y A METÉRTELA POR EL CULO!!"
Transformóse entonces en una titánica bestia.

No habíamos visto jamás tan indescriptible horror.
Su poder de pelea era claramente superior
a los 8000 megatones de energía.

Ni siquiera el mismísimo Lucifer
se veía tan indescriptiblemente imponente
e invencible. Su poder era tan elevado,

que desde el mero instante en que su forma
se tornó corpórea, aparecieron de la nada
10.000 juglares y escribieron tres billones

de cantares sobre tan aterradora bestia.
Mas Mr. Angelu no se echó atrás.
"Llevo demasiado tiempo tragándome tu mierda.

Demasiado tiempo siendo un jodido cobarde
evitando el conflicto, huyendo de toda esta
puta locura, pero ha llegado el momento de luchar.

El momento de vencer a todos los jodidos demonios
y ser lo que realmente quiero ser, no un maldito
esclavo limpiaváteres prófugo de un caniche.

Este sitio siempre me ha dado todo el
puto asco, y aún así sentía el extraño
estocolmo de querer regresar, ¿y para qué?

Para descubrir que nada ha cambiado,
que seguís siendo una panda de cabrones
descerebrados y rencorosos lamiéndose las heridas

en vuestro pequeño rincón porque cabreasteis
al de arriba, y pagando vuestra frustración
con el más débil. Pues se os acabó el chollo".

"¡¡MALDITO IMBÉCIL!! ¡¡LUCIFER NUNCA
DEBIÓ DESTERRARTE, POR LIBERAR
SUS ALMAS, SINO DESTRUIRTE!!
¡¡MIRA EN LO QUE TE HAS CONVERTIDO!!

¡¡MIRA EN LO QUE TE HAN CONVERTIDO!!
¡¡VOY A REMEDIAR ESE ERROR AHORA MISMO!!"
Mandando a tomar por culo la métrica,

Kuzu entonces atacó con todo su
poder al caballero con la intención
de obliterar su misma existencia

de un zapatazo, como el vil insecto
que éste era. Mas entonces algo inaudito
tuvo lugar. Mr. Angelu logró reunir de nuevo

las almas de los xanos caídos, 
y fusionándose con todos ellos,
logró así convocar al todopoderoso Xanomorfo.

Una enorme bestia logró parar el ataque de Kuzu.
El ser gigantesco poseía cuatro piernas,
sobre las cuales se erigía un semirobótico

y fibrado torso. A sus lados, seis brazos,
cada uno con características propias,
y sobre aquél cuerpo de ciborg, tres cabezas.

Una, humana, que poseía una densa barba
y unos futuristas Occulus Rift,  miraba al pasado.
En el centro, un busto reptil asediado por

tubos, acero y maquinaria, miraba al presente.
La última, algo parecido a la jeta de un zombie
con una prominente y calavérica mandíbula,

poblada por parásitos y tentáculos, miraba al futuro. 
La hórrida fusión, nacida de la camaradería y el odio,
rivalizó limpiamente con el inconmensurable poder de Kuzu,

y con un potente golpe de ira ciega equivalente
a trescientos billones de bombas del Zar,
el Xanomorfo duró en combate lo que un pedo en la mano.

Mandó el golpe volando a todos los xanos en uno.
Lo hizo volar tan lejos que atravesaron el portal del inframundo,
aterrizando al otro lado de éste, y separándose todos al fin.

Kuzu miró la escena desde la lejanía del limbo.
"Me cagüen..." Afirmó. "¿Ahora tengo que ir a buscarles,
a Belcebú sabe dónde hayan caído? Me da toda la flojera..."

Fue así que, invadida por un terrible perezón,
chasqueó los dedos y una masa de insectos
la arrastró a su círculo de nuevo, mientras

maldecía al caballero por ser tan
hideputa de salir volando a la primera
hostia que recibió, matando toda la diversión.

0 sandeces:

Publicar un comentario

¿Algo que objetar?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...