Xanobot informa

Plataforma para el desarrollo de un grado superior público en sarcasmo e ironía.

Más microentradas

13/11/16

Yondemasuyo, Azazel-san


Tras el aluvión de gifs que constantemente explotaba el bueno de Pollito Mental en Twitter sobre esta serie, no pude evitar sentirme intrigado y decidir echarle un vistazo. Al fin y al cabo, parecía un Bobobo con un humor algo más vasto y negro, no podía dejar pasar la oportunidad de ver algo así. Mi sorpresa llegó cuando, al ver los dos primeros capítulos, me doy cuenta de que aquello no es otra cosa que Sargento Keroro con demonios. Ciertamente, el humor es divertido y tiene algún que otro puntazo muy memorable, pero como tal es eso, Sargento Keroro con demonios, y, en consecuencia, deja un sabor de boca similar al anime de las ranas megalómanas, caracterizado por parecerte en general un buen anime, pero tampoco una obra maestra. Un simple "meh, está bien" que sirve para matar el rato si te aburres, o para ver algo distinto a Big Bang o Sálvame mientras comes. En fin, no adelantemos mucho más, y pasemos a la trama.

La historia nos presenta a Akutabe, un siniestro y violento detective privado que se vale del poder de los demonios para resolver casos. Vaya, ¿de qué me suena esta trama? Akutabe, quien es especialista en invocar y doblegar a todo tipo de demonios, invoca a Azazel, el demonio de la lujuria; un peluche de 30cm mitad chivo mitad Kon con peluca, quien juraría que está basado en Jack Black, para resolver un caso de infidelidad en una pareja. Tras resolver el susodicho caso, Azazel queda liberado del pacto, y Akutabe obliga a Rinko a firmar un nuevo pacto con Azazel.

A lo largo de la serie, nos irán mostrando por medio de capítulos, en sus más o en sus menos, autoconclusivos, a más demonios enanos bajo el control de Akutabe y Rinko que protagonizarán todo tipo de gags, cada uno caracterizado por un pecado concreto así como un poder relacionado con el mismo. Por ejemplo, Belcebú, un pingüino con corona que al parecer es una mosca diabólica, es capaz de hacer defecar a todo ser vivo y está obsesionado con comer mierda, Undine es el demonio de los celos y es capaz de alterar la realidad en función de los mismos, o Salamander, que es un lagarto japonés de la época feudal cuyo único rasgo distintivo es un exacerbado machismo por el que Rinko, entre otros personajes, le repudian.

Cuando avanza la temporada, nos muestran cómo los ángeles, que son personajes feos como ellos sólos, pueden matar a los demonios llevándose sus grimorios al cielo. También nos enseñan al mismísimo Dios al final de la temporada, un gañán obsesionado con hacer chistes guarros, tan fuera de lugar como suena, quien castiga a uno de los ángeles por traerle un grimorio falso.

La primera temporada en general está muy bien. Tiene ese aire absurdo y grotesco tan llamativo, con un humor sumamente idiota, personajes, cada uno a su manera, muy cabrones y unos diseños que, de tan feos que son, resultan hilarantes. Pero... luego pasamos a la segunda temporada, donde se cargan el equilibrio establecido metiendo demonios nuevos a piñón, como si estuvieran de rebajas. Tenemos así un pantagruélico número de personajes con menos carisma que los de la primera temporada, y que sólo hace que uno se pregunte "¿y esto qué coño pinta?". Sí, tienen algún que otro momento divertido, pero a la mayoría no se los vuelve a mencionar, y en general transmiten una sensación de relleno y estirar la broma más de lo necesario. Podríamos definir el ambiente y ritmo de la segunda temporada como algo más flojo que la primera. En mi opinión, con una temporada este anime iba de lujo.

Terminando ya la segunda temporada, que pone supuestamente un final definitivo a la serie, tenemos un par de capítulos en los que Azazel pasa por una crisis existencial ya que todos los demás demonios son más útiles que él, y se encierra en su propia conciencia junto a Azazel oscuro. Es curioso como esta serie intenta meter drama en sus últimos capítulos, y por curioso quiero decir COÑAZO. Esos capítulos, entre aburridos y que no pintan una mierda con la ambientación y rumbo general de la serie, son un auténtico suplicio. Sí, lo hacen para luego cargarse todo el drama en el último momento de la serie y despedirse con un metagag, pero el desarrollo es tan largo y tan cansino que, de hecho, te deja una sensación de asco y abatimiento bastante seria.

Pero bueno, esto suele pasar en el anime. Una primera temporada cojonuda y una segunda que, quizás en comparación, o tal vez de por sí, flaquea y te quita ese buen sabor de boca que te dejó la primera. Pasó con Chuunibyou, pasó con Haruhi, y aunque esta no sea precisamente una obra maestra, pasa con Azazel-san.

En definitiva, este anime es divertido, aunque bastante prescindible. Tiene sus momentazos, pero también tiene que gustarte el género del humor imbécil para poder disfrutarlo, siendo su punto fuerte los diseños y los chistes inesperados así como ese ambiente de rudeza y mala leche que crea constantemente, en el que todos los personajes, en sus más o en sus menos, son unos hijos de perra. No llega a los niveles de humor absurdo de Bobobo ni sé si a los de vasteza de Excel Saga, pero cumple con lo que se propone. Vamos, que si te gustó Sargento Keroro, probablemente te gustará, ya que es la misma fórmula pero con humor más zafio y absurdo. En otras palabras, nostámal, y como comedia cumple bastante. Mejoraría muchísimo si el humor no se basase casi siempre en gags recurrentes de los personajes, véase Azazel siendo un pervertido y gritando todos lo pervertido que es o Belcebú cabreándose cada vez que mencionan algo sobre su adicción a comer mierda. Cosas que una vez, dos, te hacen gracia, pero repetirlo durante toda la serie cada dos por tres y en ocasiones con calzador cansa.



Mr. Angelu

2 sandeces:

Enrico Pucci dijo...

Su mayor ventaja es que sus capítulos son de 12 minutos, por lo que nunca se hacen pesados de ver y los chistes generalmente acaban cuando deben acabar (exceptuando los capítulos finales de la segunda temporada, que se pasaron mortificando al pobre Azazel). Lo recomiendo a la gente que le guste Gintama (es más descarado y atrevido que este) o que le guste la temática de los demonios de una forma distinta a Berzerk o Devilman.

Mr. Angelu dijo...

@Enrico Pucci Muy cierto. La duración y lo ligera que puede llegar a ser son dos grandes puntos a su favor.

Publicar un comentario

¿Algo que objetar?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...