Xanobot informa

Contemplad la máquina.
Apreciad la máquina.
Suplicad clemencia a la máquina.

Más microentradas

1/1/17

Khumba

¡Mirad el jodido subtítulo! ¡Parece que habla del yonki de esquina típico de Callejeros!
Y ojo, eh, que es de los creadores de ZAMBEZIA. Una película con la que todos hemos crecido. ¡Vamos, dudo que haya alguien en esta sala que no la haya visto!

La animación tróspida es todo un arte; hay que saber disfrutarlo. Mientras que la falta de medios y presupuesto nos ha regalado grandes joyas de la animación como Bolívar, el héroe, también nos ha abofeteado con torturas psicológicas experimentales muy jodidas como Dinosaur Adventure. La película que hoy os traigo, tal vez por ser tan mala que no tiene ni gracia, o por el valor añadido de que la ví mientras me recuperaba de una gastroenteritis de caballo entre pausa y pausa para ir al baño a expulsar a Satán de mi cuerpo, cae en la segunda categoría.

Khumba es mala a rabiar, quedándose a medias entre el presupuesto insuficiente para ser una buena película, pero el necesario para no ser una comedia inintencionada. Es sencillamente molesta de ver, transmitiendo una peculiar sensación de aburrimiento y puto asco muy característico. Sobre todo cuando aparecen los perros de la pradera esos asquerosos.

La verdad es que llevo esperando casi un año para reseñar este pestilente mojón animado, y es que lo único más duro que ver esta película es tener que hacerlo dos veces para elaborar una reseña. De ahí que no vaya a verla de nuevo ni atado, tiraré de memoria y flashbacks de la guerra.

Khumba es una cebra a la que le faltan la mitad de las rayas, y según una leyenda o no sé qué puta mierda, si sigue una ruta mágica y trepa a una montaña, las recuperará o algo así, y se convertirá en una cebra de verdad a la que no le hagan bullying los demás cuadrúpedos por ser diferente. Total, que parte a buscar sus rayas como todo buen yonqui haría, y se encuentra con los secundarios cargantes que intentarán frustradamente ser graciosos; una ñú más fea que pegar a un padre con un calcetín sudado y una avestruz con acento racista francés, británico o yo qué coño sé, ya no me acuerdo, pero el caso es que era una culoterciopelo muy pija y refinada. En su camino se van topando con distintos peligros y depredadores, como el Shere Khan de mercadillo que podemos ver en el poster promocional, todo para terminar llegando a la montaña de la muerte, donde el cretino de Khumba deberá afrontar el reto final para conseguir sus rayas. No sin antes conocer a los peores secundarios jamás concebidos, los perros de la pradera que idolatran temerosos a un águila para que no se los coma, cuyos diálogos se limitarán a hacer hórridos canturreos y repetir todo el rato el nombre del bicho a gritos durante unos quince minutos de reloj sin que pase absolutamente nada más. En serio, unos seres repulsivos que te harán echar de menos a los anticlimáticos y ya de por sí molestos ewoks de El Retorno del Jedi. ¿Peores que los Minions? MIL MILLONES DE VECES.

Y eso, a grandes rasgos, es todo. No recuerdo cómo terminaba porque me pilló intentando no ahogarme en mis propios excrementos, y como ya he comentado al principio, prefiero meter los testículos en una trituradora de papel antes que volver a ver este altar al todopoderoso dios Sífilis. La verdad es que le dimos una oportunidad por ese para nada intencionado parecido artístico con películas como El Rey León o Madagascar, pero su argumento mediocre, sólo superado por su animación patatera, diseños tan feos que rozan lo insultante y ese guión recién sacado de las entrañas de Lucifer sólo pueden provocarte ganas de quemar cosas, probablemente explosivas, correteando a su alrededor y gritando en arameo.



Mr. Angelu

4 sandeces:

McFadyen Sara dijo...

No me suena de nada, igual que la de zambez... como se llame xD
Y si, mira que el cartel promocional se ve bonito... xD

Mr. Angelu dijo...

@McFadyen Sara Terrible embolia tanto por parte de los guionistas como de la audiencia.

Anónimo dijo...

Oye dale oportunidad, los sudafricanos no son Disney con sueldos de millones de dólares, la mayoría son estudiantes y aspirantes.

Mr. Angelu dijo...

@Anónimo ¡Nunca!

Publicar un comentario

¿Algo que objetar?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...